Aire Familia

airelogo

aire nace de la convicción que tenemos de que todo ser humano debe desarrollarse en plenitud y con igualdad de oportunidades, tenga o no una enfermedad mental, y por consiguiente debe poder acceder a todos los derechos que le corresponden como individuo que forma parte de esta sociedad.

Creemos en la posibilidad real de que las personas con enfermedad mental y sus familias pueden llevar una vida normalizada. Puede y debería poder llevarla. Pueden llevarla porque con el tratamiento médico y farmacológico adecuado y con el entorno social y familiar favorable, una persona con enfermedad mental deja de tener las limitaciones que puede suponer la enfermedad, con lo que tiene las mismas capacidades que todos para estudiar, trabajar, cuidar hijos, etc.

Saber más sobre la enfermedad les dará a la persona con trastorno mental y a su familia más confianza; les ayudará a disminuir su inquietud, a estar más relajados, sin miedo a lo imprevisto; aprenderán a autoevaluarse y a saber qué les va mejor en algunas situaciones; y disminuirán los síntomas de ansiedad, depresión y otros posibles síntomas psicosomáticos.

Si se les acompaña y se le ofrece apoyo podrán descubrir sus propias capacidades evitando estrategias desadaptativas y se les brindará la oportunidad de caminar hacia su felicidad, de construir juntos su futuro.

CLAVES QUE GUÍAN NUESTRO HACER

Nuestra propuesta se basa en el cambio de perspectiva que supone pasar del concepto “enfermo/a mental” a “persona” con enfermedad mental, visión que nos permite no perder de vista a la persona, situando la enfermedad mental como una situación que acontece al individuo en algún momento de su vida. Por ello las claves que guían nuestro hacer desde esta perspectiva son:

Centrado en la persona: se trata de caminar, de poner los medios necesarios para alcanzar el mayor grado de autonomía posible, poniendo el acento en la calidad del desarrollo. Este proceso no tiene carácter lineal, ni se concibe como la necesidad de superar determinados niveles o fases. Será la persona con enfermedad mental, quien irá marcando el ritmo del proceso.

Procesos de desarrollo: un acompañamiento que convierta las carencias en potencialidades, un acompañamiento a la persona y su familia en la superación de la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran. Un proceso que incluye crecimiento y desarrollo personal, entendiendo este como un proceso gradual y sostenido en el tiempo, en el que la persona avanza en la superación de sus síntomas y limitaciones hasta alcanzar su máximo nivel de autonomía personal y de participación social posible, accediendo a todos aquellos servicios y prestaciones que le sirvan de apoyo en cada momento del proceso.

Participación: Las personas con enfermedad mental, sienten, piensan… Lo hacen según sus patrones de comportamiento y, por tanto, tienen cosas que decir en relación con sus afectos, intereses y desencuentros. Desean ser felices. Todos nosotros, familiares, asociaciones, profesionales y sociedad en general tenemos por delante un enorme reto, más allá de nuestras intervenciones e intereses, tenemos que saber dejar paso a la personas con enfermedad mental, tenemos que lograr que ellas sean el centro, no sus problemas, ni nuestros objetivos, sino la persona, respetando su proceso personal y sus elecciones, fomentando y animando su participación, iniciando así caminos nuevos desde los que nos acompañemos mutuamente.

OBJETIVO GENERAL Y OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Enmarcado por el objetivo central del Proyecto aire (Promover acciones que generen un modelo de atención en Salud Mental centrado en la persona y no sólo en la patología) se contextualizan los siguientes objetivos:

Objetivo: Dotar de claves/pautas/ herramientas a familiares de personas con enfermedad mental que posibiliten encontrar a la persona más allá de las patologías.

Para conseguir este objetivo se han definido los siguientes objetivos específicos:

1.- Posibilitar a las personas con trastorno mental y a sus familias un espacio de encuentro donde conocer sus necesidades, dar y recibir apoyo.

2.- Ofrecer el soporte técnico profesional para dar un servicio a determinadas necesidades planteadas por las personas con trastorno mental y sus familias.

3.- Posibilitar una oferta adecuada de profesionales clínicos de alta competencia profesional y perfil adaptado a las necesidades y posibilidades de afectos por trastornos mental.

Asociación de Integración y Recuperación del Equilibrio Mental